Conseguí el mejor prestamo online sin salir de tu casa

Compará los mejores créditos y ahorrá dinero

Pedir préstamos personales con veraz negativo

Préstamos con Veraz

Préstamos con Veraz Negativo Veraz es una base de datos para registrar información crediticia sobre personas o empresas. Es una ...
Leer Más
mutuales que dan prestamos con veraz negativo

Mutuales que dan préstamos con veraz 5 y embargos

Mutuales que dan préstamos con veraz 5 y embargos Si tenés perfil negativo en Veraz o tenés algún embargo, lo ...
Leer Más
Creditos Hipotecarios

Creditos Hipotecarios

Qué son los Creditos Hipotecarios? Este tipo de créditos sirven para adquirir viviendas, construir o hacer ampliaciones en viviendas recientemente ...
Leer Más

El crédito es una operación financiera mediante la cual una persona es beneficiada con el préstamo de determinadas cantidades de dinero según un límite preestablecido y durante un plazo prefijado.

En el crédito, es el propio beneficiario quien administra el dinero mediante la disposición del mismo o su devolución atendiendo a las necesidades y recursos del momento, con la consiguiente deducción de intereses o aplicación de multas según el pago se realice anticipada o tardíamente.

Por la posibilidad de disponer de dichas sumas de dinero, el solicitante del préstamo debe abonar a la empresa prestadora o entidad financiera una determinada comisión y abonar intereses de acuerdo a condiciones previamente establecidas. Existen distintas variantes crediticias así como métodos factibles de cancelación. Algunos podrán ser renovados o renegociados de acuerdo a nuevas condiciones, cancelados en su totalidad, etc. Cuando se solicita un crédito, generalmente, el propósito es cubrir gastos, corrientes o extraordinarios, en momentos específicos de falta de liquidez.

Los créditos más habituales son las cuentas de crédito propiamente dichas otorgadas por entidades privadas u oficiales y las tarjetas de crédito, que absorben los gastos realizados por su titular, difiriendo la fecha de pago a cambio de un canon que pagará el usuario. 

Existen diferentes tipos de crédito en función de los bienes que servirán de garantía por el pago del mismo; también según el tipo de entidad que lo otorgue. En el caso de los créditos otorgados por organismos oficiales, como bancos por ejemplo, los mismos se encuentran sujetos a la normativa que dichos organismos estipulen como pueden ser topes en las tasas de intereses, sistemas de cancelación, etc.

El tipo de crédito más utilizado suele ser el crédito bancario, otorgado por bancos reconocidos por el sistema económico legal de un país. Los mismos adoptan una serie de requisitos que el solicitante deberá cumplimentar para acceder a montos determinados acordes a su capacidad de pago. En cualquier caso, toda línea de crédito habla del potencial de reactivación económica de un país y suele ser el principal sostén en los diferentes estratos de la producción comercial de una nación.

Qué tener en cuenta al solicitar un Crédito

Lo que debés saber cuando solicitás un Crédito Personal
La obtención de un crédito para consumo o alguna de sus variantes, puede esconder disparatadas condiciones en la peligrosa «letra chica» del contrato, y lo que parecía ser una buena oportunidad para hacer frente a un imprevisto o adquirir un bien anhelado, se convierte en una carga insoportable por sus elevados costos, más allá de lo esperado.

Así pues, las ventajas que ofrecen los préstamos personales o inmediatos, chocan con la realidad concreta de tener que cancelar sus cuotas mes a mes. Por eso es conveniente seguir estos consejos que le ahorrarán malos ratos y seguros dolores de cabeza:

  1. Antes de firmar el contrato, la entidad financiera debe entregarte una oferta vinculante con las condiciones del préstamo, las que deberán ser respetadas durante un período mínimo de 10 días hábiles. De este modo usted podrá comparar con otras ofertas crediticias.
  2. Si su préstamo está vinculado a la compra de un producto, y devuelve el producto, el contrato deberá anularse sin ningún costo adicional para usted.
  3. Tenés derecho a ser informado del importe de las cuotas mensuales en una tabla de amortización.
  4.  En caso de aceptar la oferta de la entidad financiera, tenés derecho a examinar la póliza antes de su firma y conviene hacerlo detenidamente, prestando especial atención a las condiciones de tipo de interés, gastos y comisiones, garantías y plazos. La famosa «letra chica» puede, con el tiempo, acarrear complicaciones.
  5. Antes de solicitar un préstamo, analizá tu historial personal de crédito. Si tus ingresos económicos han sido irregulares o la impuntualidad en los pagos son habituales en tu historial, será más difícil que te lo concedan.
  6. Valorá objetivamente tu capacidad de endeudamiento y sé realista respecto al nivel de consumo que te podés permitir. No asumas compromisos que no podrás cumplir y que pueden significar la pérdida de bienes ya adquiridos (embargos).
  7. Aceptá un plazo de amortización acorde con tus posibilidades. Tené en cuenta que, si bien a mayor plazo la cuota mensual a pagar es menor, a la larga se pagan más intereses. A menor plazo ocurre lo contrario. Podés calcular el valor aproximado de la cuota a pagar con nuestra calculadora de creditos.
  8. Compará el mismo producto en varias entidades. La mejor referencia para comparar las distintas ofertas es examinar el T.A.E. del producto, pues expresa el costo real del préstamo (incluye interés nominal, comisiones, seguro…). En todo caso, infórmese sobre las comisiones y gastos a pagar.
  9. Cuando estudies varias ofertas no olvides solicitar una simulación que contemple el cuadro de amortización completo del préstamo.
  10. No dudes en negociar tanto el tipo de interés como todas y cada una de las comisiones que te trate de imputar la entidad crediticia.
  11. Solicitá -y guardá- una copia del contrato y de todos los recibos o documentos relacionados con el préstamo otorgado.
  12. Verificá que en los recibos del préstamo se aplican las condiciones pactadas en el contrato, y si tenés cualquier duda o estás disconforme, acercate a la sucursal para resolver el problema.

Tipos de Creditos


Dentro del mercado financiero actual es posible elegir entre diferentes tipos de Créditos en función de su plazo de devolución, monto, bienes ofrecidos como garantía etc.Basicamente hay dos diferentes tipos de crédito y cada uno de ellos tiene opciones de pago diferentes:

  • Crédito a plazo (creditos personales, crédito para vivienda, para automóviles, etc.) Se firma un contrato donde se especifica el monto de dinero prestado, el costo financiero y el plazo de cancelación. Se paga una cuota mensual (por lo general fija) hasta cancelar el prestamo.
  • Crédito rotativo (tarjetas de crédito bancarias, de tiendas o supermercados). El monto del crédito es constante y se puede pagar a fin de mes la totalidad de la deuda o un mínimo fijado por la entidad. A medida que paga el saldo, vuelve a estar disponible para a utilizarse.

Préstamos Personales

Los créditos personales son otorgados por entidades financieras para que el usuario disponga libremente del mismo. Su destino es amplio, pueden usarse para cambiar el vehículo, viajar, refaccionar la vivienda, comprar electrodomesticos o adquirir bienes o servicios de cualquier índole. Por este motivo son conocidos como Creditos al consumo, ya que facilitan la compra en el momento de producirse la necesidad o deseo de comprar.

Por lo general, los créditos personales cuentan con tasas efectivas de financiamiento un tanto más elevadas que los creditos hipotecarios, y los plazos de amortización no suelen superar los 5 años. Se otorgan a individuos que pueden demostrar capacidad de pago y los montos acordados siempre serán en función de los ingresos que el solicitante sea capaz de demostrar.
Requieren de la garantía personal del tomador y en algunos casos de uno o varios garantes.

Para tener en cuenta al comparar distintas ofertas de créditos personales:

  • Comisión y costo de otorgamiento. En algunas instituciones es fijo y en otras se deduce del capital solicitado.
  • El costo del seguro de vida. Lo correcto sería  que se aplique sobre el saldo de la deuda, aunque algunas entidades lo calculan siempre sobre el capital original.
  • El costo de pre-cancelación. Algunas entidades no cobran gastos si se cancelan cuotas adelantadas o el total de la deuda.
  • Gastos de apertura y mantenimiento de caja de ahorro. Algunos bancos tienen como requisito abrir una cuenta bancaria en su entidad, en la cual depositarán el monto del crédito personal y harán mensualmente el débito de la cuota.
  • Gastos administrativos.
  • Costo Financiero Total: Es la variable más importante a tener en cuenta a la hora de comparar entre diferentes prestamos. Esta compuesto por la tasa de interés anual y por todos los cargos adicionales (gastos, seguros, impuestos y comisiones).

Tipos de Créditos Personales

Hay diferentes tipos de créditos personales, que se diferencian según el destino que se le dará al dinero, la cantidad de dinero otorgada y la garantía que se da para poder recibir el dinero. Algunos de los tipos de creditos personales más comunes son los creditos con cheques, los creditos con tarjeta, los mini creditos, los prestamos para jubilados, etc.

Otras Líneas de Credito

Además de los ya mencionados préstamos personales, las instituciones financieras ofrecen otras «líneas de crédito» según la necesidad específica del solicitante y las condiciones de otorgamiento.

Entre las líneas de crédito más comunes se destacan:

Otras líneas específicas de Crédito surgen como respuestas estatales a problemas de sectores específicos, por ejemplo productores agrícolas afectados por una inundación, o bien en atención a determinados sectores de la sociedad como pueden ser líneas crediticias especiales para amas de casa, etc. Este tipo de Créditos se denominan Extraordinarios y son resultado de políticas de apoyo económico provenientes del estado, campañas dirigidas especialmente a reactivar ciertos sectores sociales, etc.

En cualquier caso el crédito permite una optimización de los capitales existentes, favorece la concentración de capitales y empresas, estimula la producción, la capitalización, el ahorro y evita, en definitiva, el tener que recurrir a medios de pagos tradicionales (papel moneda por ejemplo).